Guardianes de los siete lagos


Tsu historia está tomada de una experiencia de mi propia madre cuando era solo una adolescente. En ese momento, los teléfonos inteligentes no eran tan populares y los niños buscaban entretenimiento a través de actividades físicas al aire libre como etiquetar, caminar, salir con amigos y más.

Mi madre, junto con su padre, su hermano mayor y dos de sus primos, deambulaban por las selvas de los bosques de Tasek Meradun. Caminaron durante aproximadamente una hora porque su padre no quería adentrarse en la selva. En ese momento, mi madre y los demás no sabían la razón, por lo que simplemente siguieron sus instrucciones.

Después de un tiempo, encontraron un lago. No era grande pero tampoco pequeño, aunque el agua era de color verde muy oscuro. Mi abuelo decidió tomar un descanso y todos se sentaron en los troncos u hojas secas cerca del lago. Mi madre y sus dos primos, Rana y Lana (no nombres reales) decidieron sentarse en un tronco que parecía flotar sobre el lago pero lo suficientemente estable como para sostenerlos a los tres.

Hablaron de la vida y Rana, por aburrimiento, le dio unas palmaditas en el tronco tal vez para hacer ritmo o ritmo. Se dio cuenta de que el tronco estaba un poco húmedo / mojado y miró hacia abajo. El llamado tronco parecía cubierto con una sustancia líquida; "Moco" como una descripción precisa. Llamó a Lana y a mi madre a la atención sobre la situación y todos estaban confundidos acerca de cómo el periódico podría estar cubierto de moco.

Lana se adelantó para mirar la posición de Rana, pero casi se encontró deslizándose al suelo. Fue entonces cuando también notaron que el periódico estaba resbaladizo y tambaleante. ¿No era sorprendente que fuera tambaleante como estaba en el lago pero resbaladizo? No tenía sentido.

Mi madre miró hacia atrás y finalmente se dio cuenta de que no era un periódico en absoluto. Era una parte gigante del cuerpo de una serpiente cuya cabeza estaba acurrucada bajo el agua. Las hendiduras en sus ojos que emergieron del agua eran un regalo muerto. Todos se congelaron porque no querían despertar a la serpiente gigante. No, no era una anaconda porque mi madre dijo que no se parecía en nada. Además, es realmente gigantesco.

Mi abuelo y mi tío que estaban sentados detrás de ellos eran ajenos. Los tres no sabían qué hacer. Si gritaban, podrían despertar a la bestia. Si estaban parados allí, él podría despertarse, por lo que trataron de caminar lentamente hacia atrás. Entonces Rana pisó una rama caída.

Vieron que las hendiduras de los ojos parecían moverse y no esperaron otro segundo. Todos gritaron, sorprendieron a mi abuelo y a mi tío, y luego corrieron como si sus vidas dependieran de eso … literalmente. Ni siquiera les importaban las cosas de senderismo que quedaban.

Cuando finalmente llegaron a casa, se lo contaron al abuelo de mi madre. Él solo negó con la cabeza, aunque parecía perplejo cuando dijo mi madre. Les contó sobre los siete lagos que residían a lo largo de las selvas de Tasek Meradun y que cada uno está custodiado por un Penunggu, traducido por un guardián sobrenatural de mi idioma. En sus palabras, se encontraron con uno de ellos, pero afortunadamente no les hizo daño, tal vez porque no hicieron nada malo.

Aún no hay comentarios, ¡sé el primero! Lea nuestras pautas antes de publicar. La autora, MissLioness, tiene las siguientes expectativas con respecto a sus comentarios: Leeré los comentarios y me uniré a la discusión.

<

p style=”font-size: 12px; font-weight: bold; text-align: center;”>Para publicar un comentario o voto, debe iniciar sesión (use el formulario de inicio de sesión en la parte superior de la página). Si no tiene una cuenta, regístrese, ¡es gratis!

© Ghost Story Guardianes de los siete lagos es propiedad de MissLioness. Publicado por yourghoststories.com.

Etiquetado , , ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: